Abr. 9, 2017

Carlos Sainz logra un brillante séptimo puesto en el GP de China

Ha sido el único en salir con neumáticos de seco sobre una pista mojada

Shanghái, 9 de abril de 2017.- Carlos Sainz ha firmado una de sus mejores actuaciones como piloto de Fórmula 1 en el Gran Premio de China, donde ha terminado en una trabajada séptima posición tras empezar undécimo. Con una exhibición de estrategia, control y frialdad, el madrileño ha cruzado la línea de meta como el primer clasificado al margen de los equipos llamados a luchar por el Mundial, los Mercedes, los Ferrari y los Red Bull. Con este resultado, la Scuderia Toro Rosso se encarama a la cuarta posición del Mundial de constructores, y Carlos a la séptima en la general de pilotos.

El parte meteorológico auguraba agua para la carrera de Shanghái. Las previsiones no se han cumplido, pero la pista estaba empapada porque sí había llovido a primera hora. Ante la incertidumbre estratégica, Carlos ha sido el más valiente al decidir que montaría neumáticos de seco superblandos desde el inicio, el único en toda la parrilla en atreverse. El madrileño de la Scuderia Toro Rosso sabía que la pista se secaría rápidamente con el paso de los monoplazas, que sus rivales tendrían que hacer una parada adicional para librarse de los intermedios y que él podría remontar al ahorrarse esa entrada a boxes. Era crucial mantenerse en pista y esperar su momento.

Y la estrategia ha funcionado, pese a la precaria estabilidad del STR12 con los slicks durante los compases iniciales. Ha llegado a ser decimoctavo, pero en la vuelta 2 ya ha subido a la decimocuarta posición con las primeras paradas de sus rivales. En la vuelta 3, el coche de seguridad hacía acto de presencia por un accidente de Antonio Giovinazzi y su Sauber en la recta principal. Quienes aún estaban con intermedios han aprovechado esa circunstancia para dar el salto a los slick, y Carlos se ha catapultado hasta la séptima posición de la general. Instantes después, ha subido al sexto lugar tras un trompo de Valtteri Bottas y su Mercedes.

Con la bandera verde, la acción se ha normalizado. Carlos ha sorprendido a todo el mundo al mantener el ritmo de los Red Bull y los Ferrari sobre una pista todavía muy delicada. Con el paso de los minutos, el asfalto ha mejorado y la superioridad de los coches punteros se ha hecho notar. Aun así, Carlos ha resistido en sexto lugar, sin cometer ningún error, durante más de dos tercios de la carrera.

En la vuelta 28, Carlos ha pasado por boxes para realizar su primera y única parada. Ha cambiado los neumáticos superblandos que llevaba desde la salida y ha puesto un juego de blando. Finalmente, en el giro número 43, Valtteri Bottas y su Mercedes se han abierto paso con DRS en la larga contrarrecta de Shanghái, lo que ha dejado al español de Toro Rosso en la séptima posición de la clasificación, que ha mantenido holgadamente hasta la bandera a cuadros en una de las actuaciones más brillantes de Carlos en Fórmula 1.

Al bajar del coche, la alegría del piloto era total:

"No os podéis imaginar lo contento que estoy. Ha sido una de esas carreras en las que hay oportunidades. Hemos sido valientes y hemos sido rápidos. Me voy a acordar de este Gran Premio".

La clave principal ha sido su decisión de empezar la carrera con neumáticos superblandos. "Cuando lo he decidido y he visto a todo el mundo con intermedios, me quería morir. Pero sabía que tenía que ser muy paciente y sacrificar la salida. Sabía que me iban a pasar en las primeras curvas, pero a partir de la curva seis empezaba la zona seca del circuito y les he empezado a atrapar de nuevo".

"Cuando he visto que todos entraban en boxes, me he quitado una gran presión de encima. Sabía que valía la pena salir con superblandos. Cuando ves que todo sale bien, el subidón de adrenalina es enorme. Cuando ves que los otros pilotos de la media parrilla están atrás, ves lo bien que nos ha salido".

"Para mí, significa mucho que el equipo haya confiado en mi decisión. Esto será un gran paso adelante tanto para el equipo como para mí en cuanto a decisiones. No os podéis imaginar la cara de mis ingenieros cuando les he dicho que quería salir con superblandos. Son momentos que no voy a olvidar".

El madrileño también está orgulloso de haber seguido la estela de coches mucho más competitivos que el suyo. "Con el superblando y la pista húmeda, hemos seguido a Mercedes, Red Bull y Ferrari. Ayer nos sacaban 2,5 segundos por vuelta, pero hoy les estábamos siguiendo con la pista húmeda. Ha sido increíble. Me he sentido súper cómodo en el coche y doy las gracias a todo el equipo". 

Carlos ha terminado la carrera como el 'ganador' de la media tabla, por delante de todos sus rivales directos. Este resultado, el mejor del madrileño en el circuito de Shanghái, le reporta seis puntos que se suman a los cuatro que sumó en Australia, lo que le otorga la séptima posición del Mundial de Pilotos. Es su mejor inicio de temporada en la categoría reina, y para Toro Rosso implica escalar hasta nada menos que el cuarto lugar en la clasificación de constructores, pese al abandono del otro STR12 en el día de hoy.

Con este dulce sabor de boca, Carlos encara ahora la tercera cita del Mundial de Fórmula 2017, el Gran Premio de Baréin, que se disputará la próxima semana, sin descanso, entre los días 14 y 16 de abril. Como siempre, seguiremos el evento de cerca desde www.carlosainz.es y desde nuestra cuenta oficial de Twitter @carlosainzinfo.