Jun. 25, 2017

Carlos Sainz, octavo en el GP de Azerbaiyán en una carrera a la remontada y llena de sucesos

Ha trompeado en la primera curva para evitar un choque con su compañero de equipo

Bakú, 25 de junio 2017.- Carlos Sainz deja la capital de Azerbaiyán con cuatro puntos muy importantes para él y para la Scuderia Toro Rosso. El octavo puesto logrado en la carrera de hoy por el piloto madrileño ha sido producto de una larga remontada labrada desde la última posición, a la que ha caído en la primera curva de la carrera tras esquivar a su compañero de equipo Daniil Kvyat, que se reincorporaba a pista después de pasarse de frenada en el primer viraje. El resultado toma todavía más valor por la gran cantidad de accidentes, roturas, neutralizaciones y otras circunstancias que se han dado durante la prueba en el circuito urbano más rápido del calendario de F1.

Carlos ha salido bien desde la decimoquinta plaza, y todo indicaba que iba a ganar una o dos posiciones en la primera curva, pero al salir de ésta se ha encontrado con el retorno a pista de Kvyat y, para evitar un accidente entre compañeros de equipo, ha esquivado al otro STR12 pero la maniobra ha terminado en trompo y el español ha caído al fondo del pelotón. Desde entonces ha forzado al máximo, ha adelantado a varios rivales y ha aprovechado los errores y las roturas ajenas de otros para escalar hasta la zona de puntos en una carrera por eliminación, sin cometer errores.

El de Toro Rosso se ha detenido en boxes por primera vez en la vuelta 12 para cambiar los superblandos que llevaba desde el inicio por unos blandos que le han durado 10 vueltas, varias de ellas disputadas con la carrera neutralizada. Es un bagaje corto para este compuesto, pero no los ha cambiado por degradación, sino porque la carrera se ha detenido con bandera roja en ese momento y los equipos han podido equipar neumáticos nuevos en sus coches. Desde ahí, y con un juego de superblandos a estrenar, Carlos ha llegado hasta la bandera a cuadros con un ritmo que le ha permitido alcanzar el octavo lugar de la carrera tras un adelantamiento a falta de ocho giros para el final.

El resultado de Carlos le mantiene en la novena posición de la general de pilotos, mientras que Toro Rosso ha caído hasta el sexto lugar en la clasificación de equipos, superados por Williams. En cualquier caso, el octavo de hoy ha sido francamente satisfactorio para el joven español:
"Ha sido una carrera loca, los espectadores se habrán divertido desde casa, porque ha pasado de todo. Por mi parte, una carrera sólida, obviamente con la circunstancia de quedarme último en la primera vuelta por evitar un posible toque con mi compañero, que siempre se evita para que no haya males mayores. A partir de ahí, remontada desde el último lugar y hasta el octavo. He adelantado mucho y son cuatro puntos muy valiosos; hemos salvado el día en un fin de semana muy complicado", ha dicho Carlos.

Uno de los aspectos más positivos para Carlos es que ha encontrado junto al equipo la causa de su falta de confianza con el STR12 durante todo el fin de semana, y en Faenza van a trabajar a destajo para solucionar los problemas del coche y llegar al 100% al próximo Gran Premio de Austria:
"Hemos tirado a tope a partir de la primera vuelta, pero me he encontrado la misma historia que el resto del fin de semana. Nos ha faltado feeling con el coche. Afortunadamente, hemos descubierto un par de cosas en los datos que no están como deberian, así que habrá cambios para Austria, porque creemos que hemos encontrado el problema", ha rematado el piloto.

El Gran Circo vuelve ahora a la Vieja Europa para disputar el Gran Premio de Austria, que se disputará los próximos días 7, 8 y 9 de julio. Lo seguiremos con detalle desde la web oficial de Carlos, www.carlosainz.es, y desde la cuenta de Twitter @carlosainzinfo.