Feb. 7, 2016

La parte trasera, clave del nuevo Toro Rosso STR11

La incorporación del motor Ferrari exige reinventar la zaga del chasis

El nuevo Toro Rosso STR11, el monoplaza de Carlos Sainz para la temporada 2016 de Fórmula 1, superó con éxito las pruebas de choque de la FIA. Todo avanza según lo previsto para los test invernales, que arrancarán el 22 de febrero en el Circuit de Barcelona-Catalunya con el piloto español al volante en el día del estreno.

Una de las principales novedades del STR sera su zaga, dado que la Scuderia Toro Rosso ya no equipará unidades de potencia Renault, sino Ferrari. Más allá de las implicaciones que este cambio tendrá en materia de rendimiento, afectará también de manera considerable al diseño del chasis, dado que las dimensiones y características de ambos propulsores no son las mismas.

James Key, director técnico del equipo, ha revelado que todo el personal de la fábrica quedó asombrado al conocer en detalle el funcionamiento del tren motriz de Ferrari. Sabían que era más competitivo que el del STR10, pero no conocían su diseño en profundidad. Esta sorpresa les llena de confianza ante el nuevo Campeonato.

"En 2015, el chasis era bastante efectivo, pero el motor era nuestro principal problema. Sólo ahora que hemos conocido las características del motor Ferrari hemos visto hasta qué punto estábamos rezagados", ha dicho en declaraciones a la revista Autosprint, donde ha explicado algunos detalles de esta transición.

"En comparación, los motores de Ferrari y Renault son distintos. No sólo en dimensiones y configuración, también en las características de sus respectivos sistemas de refrigeración y su electrónica. Hemos tenido que rehacer toda la parte trasera del chasis. El motor Ferrari tiene sus propias características, no ha sido sencillo situarlo en el coche".

Mientras los ingenieros trabajan a pleno rendimiento en la fábrica, Carlos Sainz hace lo mismo con su programa de entrenamientos. El jueves terminó el 'training camp' de Palma de Mallorca, donde coincidió con el triatleta Red Bull Mario Mola. "Menudos cuatro días de entrenamientos. Mis piernas no pueden ni levantarme de la cama, pero hay que hacerlo aunque sea a gatas", bromeó el piloto a través de las redes sociales. De vuelta a su casa en Londres, hizo una parada en Recas, Toledo, para otra jornada de pruebas con un kart KZ2 de 125 centímetros cúbicos.