Mar. 14, 2016

Carlos Sainz: “Volver a prepararme para Australia me hace sonreír”

Un repaso al circuito de Albert Park con el piloto de Toro Rosso

Llega el momento de la verdad. Los entrenamientos de pretemporada ya son historia y ahora Carlos Sainz encara el Gran Premio de Australia, la carrera inaugural de su segunda temporada en la Fórmula 1. El piloto de la Scuderia Toro Rosso partió rumbo a Melbourne el pasado 11 de marzo para aclimatar su cuerpo a la diferencia horaria –10 horas por delante de la España peninsular– y ultimar su preparación física in situ en las cercanías del Albert Park, que a partir de este viernes se convertirá en el epicentro del mundo del motor.

El invierno ha sido productivo para el equipo de Faenza, también para Carlos. Toro Rosso es la segunda escudería que más kilómetros ha completado en pretemporada. El STR11 se ha demostrado un coche fiable hasta el momento y eso inspira confianza en las filas del equipo italiano. El rendimiento real del coche es una incógnita que no se resolverá hasta que se apaguen los semáforos, pero Carlos afronta la cuenta atrás con una sonrisa porque está en el escenario donde en 2015 sumó sus primeros puntos en la categoría reina, en su carrera de debut.

Éstas son las impresiones de Carlos a las vísperas del Gran Premio de Australia.

"Guardo recuerdos muy bonitos de Australia, quizá de los mejores de la temporada 2015, ya que terminé octavo en mi primera sesión de clasificación y luego puntué en mi carrera debut en la Fórmula 1. ¡Volver a prepararme para esta carrera es algo que me hace sonreír! El año pasado fue cuando descubrí esta pista por primera vez, puedo decir que la disfruté mucho. Recuerdo que la primera curva tiene bastantes baches, por lo que es fácil bloquear los neumáticos delanteros. La segunda zona DRS es complicada, ya que tenemos que activar el sistema justo tras la segunda curva. Tenemos que ir con cuidado en la entrada de la curva seis porque ahí es bastante fácil poner un neumático sobre el césped. También recuerdo que en las curvas nueve y diez pasaba muy cerca del muro, ya que así ganas tiempo. Esa parte me recuerda un poco a Mónaco. Mi sección favorita del circuito, que también es la más rápida, es la de las curvas once y doce. Las hacemos en sexta velocidad. La parte final incluye otra bonita combinación de curvas que disfruto mucho, aunque los dos últimos giros son los más complicados, especialmente el número 16, donde tienes que luchar con tu volante para salir bien de la curva. El año pasado me lo pasé bien, ¡espero que esta temporada pueda decir lo mismo!".