Jun. 1, 2016

Carlos Sainz, embajador del Legado María de Villota

El madrileño representa los valores seña de identidad de María de Villota

Madrid, 1 de junio 2016.- Carlos Sainz ha sido nombrado hoy Embajador del Legado María de Villota en un acto que se ha celebrado en el Consejo Superior de Deportes en Madrid (España).

El piloto de Toro Rosso ha sido elegido por representar los valores que fueron seña de identidad de María de Villota, que se unirá a la labor que ya hacía Pedro de la Rosa en la Fundación.

Carlos, que tenía una estrecha relación con María de Villota, ha recibido emocionado este nombramiento: "Agradezco a la familia De Villota este honor. María no sólo me ayudó cuando con 13 años perseguía el sueño de subirme a un monoplaza y tuve la oportunidad de hacer 10 ó 20 vueltas detrás de ella. Desde 2014 he llevado la estrella en mi casco". 

María de Villota y Carlos Sainz tenían una estrecha relación. De hecho, María fue la primera persona en dar a Carlos clases en la Escuela de Pilotos en Madrid. Junto a María, dio sus primeras vueltas en un fórmula. Carlos Sainz tiene un grato y cariñoso recuerdo de María, destacando la gran felicidad y las ganas de vivir que siempre le transmitió.

El acto se ha producido dentro de la presentación de las actividades de la Fundación Deporte Joven del año 2016 y ha contado con la asistencia la asistencia de la familia de María, encabezada por su padre, el expiloto Emilio de Villota. También han estado presentes el Director General de Deportes del CSD y Vicepresidente de la Fundación Deporte Joven, Óscar Graefenhain; Director General de la Fundación Deporte Joven, Alfonso Jiménez; el Presidente de la Real Federación Española de Automovilismo, Carlos Gracia; el bicampeón del mundo de rally Carlos Sainz, y los patrocinadores que acompañaron a la piloto durante su vida deportiva, y que apoyan esta iniciativa.

 

Sobre el Legado María de Villota

El Legado María de Villota fue creado por la Fundación Deporte Joven en 2014 con el objetivo de continuar la labor solidaria de María de Villota, en beneficio de personas enfermas y de los colectivos más necesitados, en especial los niños de la Fundación Ana Carolina Díez Mahou. Gracias al  proyecto "Primera Estrella" –acción enmarcada en el Legado María de Villota–, niños afectados por enfermedades neuromusculares genéticas han podido recibir tratamientos de fisioterapia motórica y respiratoria en sala y en agua, que han mejorado su calidad de vida.

El Legado María de Villota trata además de acercar a los jóvenes los valores que abanderó la querida piloto durante su trayectoria: superación en la dificultad, disciplina en su preparación, perseverancia en sus objetivos, optimismo como actitud, espíritu de equipo y sacrificio, determinación en la toma de decisiones, empatía con los demás y familia, entre otros.

Tras desarrollar una extensa trayectoria deportiva y después de sufrir un grave accidente en 2012, María mostró una extraordinaria capacidad para reinventarse, y ayudar a los demás será su razón de vivir.

Días antes de su fallecimiento en octubre de 2013, había sido nombrada Vicepresidenta de la Fundación Deporte Joven del Consejo Superior de Deportes. Consternados por su desaparición, y en colaboración con su familia, la entidad decide continuar la labor que había iniciado, cuyas líneas aparecen recogidas en su libro 'La Vida es un Regalo'.