Sept. 15, 2016

Carlos Sainz, desde Singapur: "Aquí intentaremos luchar de nuevo por los puntos"

Toro Rosso continuará mañana las pruebas comparativas que empezó en los Libres de Monza

Singapur, 15 de septiembre 2016.- El Mundial de Fórmula 1 ha terminado su temporada europea y ahora inicia un periplo asiático en el que Singapur y su espectacular circuito de Marina Bay suponen la primera parada. Carlos Sainz afronta con la máxima motivación un Gran Premio en el que la Scuderia Toro Rosso puede recuperar parte del rendimiento mostrado durante la primera mitad de calendario, ya que el motor cuenta un poco menos que la aerodinámica en esta pista urbana.

Así, Carlos pasa página después de Spa-Francorchamps y Monza, dos trazados de rectas muy largas, y aborda un trazado técnico y revirado, más propicio para el equipo de Faenza. Los objetivos que fija el piloto madrileño son claros: entrar en los puntos e inmiscuirse de nuevo en la lucha con los Williams, los Force India, los McLaren y los Haas.

El primer contacto de Carlos con el trazado de Marina Bay se remonta a 2010, cuando disputó algunas carreras de la Fórmula BMW Pacific como piloto invitado y precisamente una de ellas fue la de Singapur. Como invitado no podía puntuar para el campeonato, y además la carrera se disputaba por la tarde, todavía con luz natural. No fue hasta 2015 cuando, ya como piloto de Fórmula 1, conoció plenamente el espectáculo de este circuito. La carrera fue espectacular, con adelantamientos muy complicados del madrileño con los muros muy cerca y una novena posición final como recompensa.

Pirelli ha elegido la combinación más agresiva de neumáticos para este circuito, con los compuestos blando, superblando y ultrablando. Es tradicional utilizar los neumáticos más rápidos en esta pista, y en el caso del equipo Toro Rosso, esta vez han hecho la siguiente elección para sus dos coches: un juego de blandos, cuatro de superblandos y ocho de ultrablandos.

Hoy, el paddock de la Fórmula 1 ya está perfectamente instalado en el puerto de Singapur, y allí ha hablado Carlos en su habitual encuentro previo al Gran Premio con los medios de comunicación.

“Toca volver a nuestro ritmo de la primera mitad del año, volver a luchar por un lugar entre los diez primeros, hacer buenas paradas y estrategias y sacar rédito de cada oportunidad para puntuar. Si fuéramos bien aquí y terminamos en los puntos, confío en que circuitos como Austin o Suzuka nos permitan acercarnos de nuevo. De todos modos, sabemos que esta segunda mitad del año será más dura que la primera pase lo que pase aquí”.

“Espero volver a luchar con los McLaren, y nuestro objetivo es volver a estar delante de Haas. Luchar con Force India quizá sea más complicado, aunque sí intentaremos plantar cara a los Williams. Queremos volver a estar cerca del Top 10, es nuestro objetivo".

"Con una probabilidad del 100% de que salga el coche de seguridad, esperamos una carrera impredecible en un circuito donde siempre pasan cosas. Los equipos de la media tabla siempre llegamos aquí con un poco más de esperanza y nosotros todavía más, porque sabemos que es un circuito que se adapta bien a nuestro coche, que pide mucha carga aerodinámica y que nosotros tenemos”. 

El Gran Premio es muy peculiar también en cuanto a horarios, para adaptarse al público occidental: “No hay muchos lugares en el mundo tan espectaculares como esta carrera, así que pase lo que pase hay que disfrutarla. Me gusta mantener el horario europeo, aunque se hace un poco extraño que te obliguen a levantarte y acostarte tarde. Se hace extraño porque tenemos que cenar a las dos o las tres de la mañana, ¡y a ver quién encuentra lugares abiertos a esas horas!”.

Carlos viajó el lunes por la tarde hasta la ciudad-estado asiática, pero antes ya había entrenado con una bici de rodillos en una sauna a una temperatura de 50 grados. Es una forma extrema pero efectiva de prepararse para las condiciones que se encontrará dentro del cockpit de su STR11. “Antes de venir entrené duro, también en una sauna para aclimatarme a la humedad y el calor que hace aquí siempre. El año pasado tuve mi primera experiencia con Singapur y pude ver lo duro que es en verdad. No hasta el punto de tener que ralentizar al final de la carrera, pero tanto como para que te levantes la visera del casco para respirar si hay un coche de seguridad. Me he preparado a tope para este Gran Premio. Es más duro que Malasia, porque allí las velocidades son más altas y te da más el aire. Aquí no pasamos de 290 kilómetros/hora y el aire no corre porque estamos entre edificios. Además la humedad también es muy alta”.

Toro Rosso dedicará los entrenamientos libres del viernes a continuar con las comprobaciones que empezó en Italia. Utilizará configuraciones distintas para sus dos coches para determinar cuál es la más efectiva: “Mañana volveremos a hacer pruebas en los Libres. Quizá no tan exhaustivas como las de Monza, pero los dos coches serán diferentes durante los Libres”.

Pese a que los resultados no han acompañado en las últimas carreras, el ambiente que del equipo es muy bueno. “Ojalá volvamos a estar donde nos merecemos en esta carrera, ojalá volvamos a luchar por los puntos. Quizá no estemos en un buen momento de resultados, pero la situación del equipo es buena. Creo que tenemos que seguir como hasta ahora. Estoy contento con nuestra temporada, con mi grupo de ingenieros y con todo el equipo".

Los primeros entrenamientos libres para el GP de Singapur empezarán mañana a las 12:00, hora peninsular española. Los seguiremos desde www.carlosainz.es y desde la cuenta de Twitter @carlosainzinfo.