Dic. 1, 2

Carlos Sainz cambia su rutina de entrenamientos para la nueva temporada

Con la experiencia de 2015, adapta su preparación física para mejorar como piloto

Carlos Sainz fue uno de los nombres propios de la temporada 2015, en la que se estrenó con buena nota en Fórmula 1 de la mano de Scuderia Toro Rosso. Pero su debut ya es historia y ahora el piloto madrileño sólo piensa en mejorar los resultados que ofreció el año pasado sobre el asfalto. Como siempre, afronta el desafío sin miedo y confiado.

En una entrevista para la web oficial de Toro Rosso, Carlos ha desvelado algunos pequeños detalles de su vida dentro y fuera de las pistas. Para él, 2015 fue un Mundial importante en el que aprendió lo difícil que es competir en una categoría con un calendario tan largo y exigente. Ahora espera con ansias el Gran Premio de Australia.

"He aprendido lo difícil que es dar siempre el 100%, en cada carrera y durante todo el año. Esta temporada hay más Grandes Premios, así que el objetivo de mi preparación es mejorar el rendimiento. Espero divertirme y sacar el máximo partido de lo que aprendí el año pasado. Estoy seguro de que daré pasos adelante en términos de rendimiento", ha dicho el español, que es consciente de que este curso será crucial para su futuro profesional. "Este año será un reto, pero no me asusta. No debo olvidar que estoy cumpliendo el sueño de mi vida".

Con 19 carreras de Fórmula 1 a sus espaldas, Carlos ha adaptado su programa de entrenamiento para mantener un estado de forma óptimo. Los pilares de su particular pretemporada son un programa intensivo de cardio, fuerza y karting.

"El programa ha cambiado un poco respecto al del año pasado. En general, se basa en tres partes distintas: cardio, fuerza y entrenamientos particulares. Para el cardio hago triatlón. Para mejorar mi fuerza y resistencia, practico en el gimnasio. Para hacer ejercicios especiales, piloto karts. Entreno tres veces al día, pero hay días que sólo entre una o dos veces para recuperar energía", afirma Carlos, que argumenta que subirse a un KZ2 es importante al ser lo más parecido al Fórmula 1 en exigencia para el piloto.

"Me levanto a las siete de la mañana y el primer ejercicio que hago suele ser la natación, pero primero desayuno bastante. Después suelo pasar un poco de tiempo leyendo el correo o haciendo llamadas. Hacia el mediodía voy a una pista de karts que hay cerca de mi casa. Éste es un ejercicio físico que demanda bastante, pero es lo que necesito para prepararme de la mejor forma posible para el año que tengo por delante. Luego vuelvo a casa para comer y después voy al gimnasio para ejercitar la capacidad de resistencia".

Carlos no deja nada al azar, ni siquiera la dieta. "La dieta y el ejercicio físico van juntos. Sigo un régimen especial para alcanzar el peso óptimo para enfrentarme a la nueva temporada. La comida más abundante del día es el desayuno, la cena suele ser ligera".

A sus 21 años, la vida de piloto de Fórmula 1 le deja poco tiempo libre para descansar o ver a su familia y amigos, pero en cualquier momento de asueto, como en las vacaciones de Navidad, la nieva es uno de sus grandes hobbies, además del fútbol, la lectura o una simple cena rodeado de los suyos.

"Hasta el 23 de diciembre estoy muy ocupado, pero entonces vuelvo a Madrid y estoy con mi familia. Fui a esquiar a los Pirineos con ellos y con mis amigos, estuvo bien relajarnos por unos días. Cuando no entreno, salgo a cenar con mis amigos o juego al fútbol. Cuando estoy en casa, leo para mantenerme al tanto del mundo de la Fórmula 1 o veo la televisión".