Ene. 12, 2016

Una prueba de esfuerzo estrenó la pretemporada 2016 de Carlos Sainz

Ha mejorado varios parámetros respecto al examen de 2015

arlos Sainz ya ha comenzado su pretemporada particular para afrontar con garantías las primeras pruebas en pista con los nuevos monoplazas de F1, que se celebrarán en el Circuit de Barcelona-Catalunya a partir del 22 de febrero.

Para ello, el español se sometió el pasado 4 de enero a una completa prueba de esfuerzo en el Centro Médico OHP del Reebok Sports Club de Madrid, donde estuvo supervisado por su doctora, María Jesús Núñez Martín, y su ayudante Iria Rodríguez Ponce.

El objetivo del examen fue valorar la respuesta del organismo durante el esfuerzo físico, y de esta manera se determina el umbral anaeróbico de cada individuo, momento en el que los músculos del deportista requieren consumo de energía sin que los hidratos de carbono se oxiden completamente, y por eso comienzan a acumular ácido láctico.

Estos umbrales son parte fundamental a la hora de diseñar un plan de entrenamiento y conocer la intensidad ideal a la hora de entrenar para el piloto de la Scuderia Toro Rosso.

Última tecnología
La prueba de esfuerzo puede realizarse con mayor o menor detalle. Carlos se sometió a la versión más completa, aquella que incluye la medición del consumo de gases del organismo y un electrocardiograma para evaluar la respuesta del corazón, para cuya interpretación es indispensable un médico especialista como la doctora Núñez Martín.

Esta prueba permite estudiar la reacción del cuerpo frente a un esfuerzo físico controlado y cada vez más intenso, hasta el punto de máximo esfuerzo de cada individuo. Durante ese proceso, se miden y controlan una serie de parámetros para evaluar la respuesta del organismo: consumo de oxígeno, frecuencia cardiaca, concentración de ácido láctico en sangre, tensión arterial, etc.

Ver video

Mejor que en 2015

Los resultados y umbrales alcanzados fueron completamente satisfactorios y, por supuesto, no se ha objetivado causa alguna que contraindique o limite la práctica deportiva de Carlos. Siempre en los niveles que se esperan de un atleta de alto nivel, incluso mejoró su consumo máximo de oxígeno y mantuvo sus niveles de vatios y frecuencia cardíaca con respecto al mismo test efectuado en 2015.

Además, a los resultados de la prueba se les sumó una valoración deportiva, examen que busca ofrecer al deportista un estudio más profundo y que ofrece, además de la propia prueba de esfuerzo, una serie de controles y recomendaciones adicionales para optimizar el rendimiento deportivo y lograr con ello una actividad sin riesgos. Rupert Manwaring, el nuevo preparador que acompaña a Carlos por todo el mundo a instancias de Toro Rosso, le ayudará en este propósito.

Con este primer paso, Carlos ha puesto en marcha sus entrenamientos con toda la información necesaria y ya trabaja para llegar al estreno de la pretemporada 2016 de Fórmula 1 en plena forma.