Feb. 22, 2016

Un problema en el cambio acorta una jornada positiva para Carlos Sainz

Ha completado 55 vueltas y ha percibido la mayor potencia del motor Ferrari

Carlos Sainz ha terminado con dos horas de antelación la primera jornada de entrenamientos invernales a los mandos del nuevo Toro Rosso STR11, pero satisfecho con el trabajo realizado. El equipo ha encontrado a las 15:10 un problema en una pieza de la caja de cambios, y ha preferido bajar la puerta del box por hoy, estudiar a fondo lo sucedido y retomar las pruebas mañana.

Hasta el momento del problema, Carlos era el segundo piloto con más vueltas en su casillero, 55 giros al Circuit de Barcelona-Catalunya muy valiosos para un coche que ha estrenado hoy el tren motriz de Ferrari, de manera que han podido comprobar el funcionamiento de todos los sistemas con normalidad, todo un hito dado que el equipo ha adaptado el coche a la nueva unidad de potencia en tan sólo dos meses.

Además, las primeras sensaciones del piloto al bajarse del coche han sido positivas, aunque sea pronto para sacar ninguna conclusión de los tiempos obtenidos. El motor se ha demostrado más potente, manejable y sencillo de usar que el precedente, un buen balance para empezar el año. Carlos ha alternado tandas de media duración con otras de hasta 15 vueltas, y ha probado tanto el neumático medio normal como el experimental que Pirelli ha traído a las pruebas de Barcelona. Con el primero ha marcado su mejor crono de hoy, un 1'27"180.

Tras bajarse del coche, Carlos se ha mostrado optimista pese al problema vespertino. Ésta es la transcripción de su encuentro con la prensa:

¿Cómo se siente después de esta primera jornada?
"Antes que nada, ha sido un éxito poder estar aquí. El equipo decidió montar motor Ferrari y el acuerdo llegó tardísimo, así que estar hoy aquí es un hito heroico para Toro Rosso. Ha sido una ilusión tremenda para todos vernos en pista a las nueve de hoy después del trabajazo que han hecho. La decisión se tomó en diciembre y en dos meses han adaptado todo. Muy contento por haber dado las primeras vueltas, por haber sido el primero en estrenarlo. Y 55 vueltas, que es mi número, así que todo son buenas sensaciones".

¿En qué se diferencia del coche de 2015?
"El coche es una evolución del STR10. De momento, lo que más he notado obviamente ha sido el motor, porque el resto del coche es muy similar a lo que llevábamos el año pasado. He de decir que la gente de Ferrari nos ha ayudado mucho estos dos meses también para llegar a tiempo y poner todo junto para que este test fuese posible. Desde el minuto uno, también por ser italianos todos, se nota que hay buen feeling en todo el equipo. De momento sólo puedo decir cosas positivas: algo más de potencia, una buena relación con ellos, nos han ayudado, todo ha ido a la perfección por su parte, así que muy contentos".

¿Está preocupado por no haber rodado más hoy?
"Lo ideal hubiese sido rodar más, pero con lo apretados que llegábamos, lo normal es que tuviésemos algún problemilla, que es lo que ha pasado hoy. A partir de aquí ya empezaremos a crecer, a dar más vueltas cada día. Las ciento y pico de Mercedes quedan lejos aún, pero no somos comparables con ellos. Si lo pones frente a los equipos con los que luchamos, estamos muy cercanos".

¿Qué ha notado en el motor Ferrari?
"Lo bueno es que hay más potencia y, además, todo es mucho más simple. Es un buen paso, lo que esperábamos. Por lo menos a mí me lo parece. El manejo es bueno. Hay menos cambios que hacer en el volante, todo trabaja un poco más automáticamente en el motor, no hace falta que el piloto tenga tanta intervención. Y eso ayuda, porque nos cortan todas las comunicaciones de radio para la gestión de las baterías y el consumo de gasolina, y al final el motor Ferrari te ayuda en eso".

¿Cuál será el programa de trabajo de Toro Rosso en los próximos días?
"Va a ser un poco una improvisación. Había que ver cuántas vueltas podíamos dar hoy, y ahora ya hemos visto en qué podemos trabajar. Improvisaremos un poco el resto de los tres días. Para que os hagáis una idea, como el coche no es el 100% ni mucho menos de lo que vamos a llevar en la primera carrera, el objetivo es dar vueltas y vueltas. En la segunda semana ya habrá que buscar algo más la puesta a punto óptima e ir a por el tiempo, mejorar un poco".

¿Cuál es el objetivo de Toro Rosso?
"El equipo siempre se ha marcado el objetivo de ser quintos en el campeonato de constructores, así que hay que compararnos con ellos. Ferrari y Mercedes van a estar en otra liga, y ojalá podamos estar entre esos cinco primeros equipos, pero hasta la clasificación de Australia no sabes realmente dónde estás".

Y en lo personal, ¿qué espera?
"El objetivo personal, también dependerá de la primera carrera. Si estamos entre los ocho primeros, eso es lo que querremos para todas las carreras, y lograr el mayor número posible de puntos. Si el coche está para estar entre los primeros 14, pues habrá que situarlo como objetivo, y sacar el máximo rendimiento del coche siempre".

¿Qué le pide a 2016?
"Primero tener menos problemas de fiabilidad, acabar más carreras que el año pasado pude acabar poquitas. Sólo con eso y un año más de experiencia voy a dar un paso adelante importante. Paciencia y veamos cómo vamos en Australia. Allí os diré dónde puedo estar más o menos en cada tipo de circuito. Me tenéis que dar un poco de tiempo para daros objetivos".

¿Cree que pueden situarse justo después de los equipos dominantes?
"Después de Ferrari y McLaren, creo que debería haber otro nivel que es el de Red Bull y Williams, equipos que deberían estar por delante de nosotros. Y luego habría otro nivel que sería el nuestro. Creo que no puedes comparar a Toro Rosso con Red Bull".

Christian Horner, sin embargo, considera que Toro Rosso puede estar por delante de su hermano mayor.
"Me imagino que será también una forma de quitarse algo de presión. Que todo el mundo diga ahora que van a ir mal y luego llegan a Australia y los equipos grandes siempre sacan un extra".

¿Qué problemas comporta haber decidido tan tarde qué motor iban a montar este año?
"Sí, ha habido que comprometer ciertos elementos, la aerodinámica, la puesta a punto, piezas que aún no están hoy aquí. Así que por eso es tan bueno estar hoy aquí, hace dos meses pensábamos que esto probablemente no iba a suceder".

¿Será un problema correr con el Ferrari de especificación 2015?
"Mi opinión es que debería lastrar nuestro rendimiento según avance la temporada. El año pasado vimos cómo los motores punteros se desarrollaban durante el año, así que este año podría ser igual y deberíamos caer hacia atrás durante el año. Pero en fiabilidad debería ayudar llevar un motor que ya tiene un año y hará otro año. Con suerte, una cosa compensará la otra. En puntos no sé cómo se traducirá, pero desde luego tenemos que aprovechar la primera mitad de la temporada para lograr los mejores resultados. Lo habéis leído ya".

Mañana será el holandés Max Verstappen quien continúe con el programa de pruebas de Toro Rosso, antes de que Carlos retome los mandos del STR11 el próximo miércoles.