May. 1, 2016

Las circunstancias complican el GP de Rusia a Carlos Sainz

La turbulenta salida y una sanción estropean la carrera del español

Sochi, 1 de mayo 2016.- Carlos Sainz ha terminado duodécimo el Gran Premio de Rusia de Fórmula 1. El piloto de la Scuderia Toro Rosso ha luchado desde la primera vuelta con un monoplaza que ha quedado tocado en el momento de la salida, al recoger una pieza de otro coche accidentado que ha tapado su radiador. La necesidad de retirarla ha obligado a Carlos a pasar por boxes y montar unos neumáticos que ha tenido que mantener durante más de 40 vueltas, con lo que no ha podido exprimir su potencial en ningún momento.

Carlos ha comenzado la prueba en undécima posición, pero ha arrancado mejor que otros participantes para llegar a la primera curva en el octavo puesto. Sin embargo, el pelotón se ha convertido desde ese punto en una lucha por la supervivencia por los múltiples toques y accidentes que se han producido a su alrededor. Si bien ha conseguido seguir en pista, una pieza del Red Bull de Daniil Kvyat se ha metido en los radiadores de Carlos, así que la refrigeración del Toro Rosso se ha visto comprometida, y también su carga aerodinámica. Este hecho aparentemente menor ha condicionado, en realidad, todo el GP de Carlos.

El Safety Car se ha hecho imprescindible para que los comisarios pudieran recoger los fragmentos de los coches accidentados y, como Carlos seguía una estrategia de una única parada en boxes, Toro Rosso ha desestimado cumplir su pit-stop durante la neutralización de la competición. Sin embargo, Carlos ha empezado a notar los problemas derivados del trozo de Red Bull en el interior de su pontón, de modo que el equipo ha adelantado su parada hasta la vuelta 12. Esto ha permitido al español seguir en carrera, pero ha comprometido sin remedio su carrera: ha tenido que completar la friolera de 41 giros con un solo juego de gomas blandas Pirelli, mucho más de lo previsto. En la práctica, Carlos ha tenido que pasar la mayor parte de carrera conservando sus neumáticos, con la inevitable consecuencia de un ritmo más lento de lo normal.

Sainz ha regresado a pista en medio del grupo de pilotos que pugnaba por la zona de puntos, y en esa pelea ha superado al Renault de Jolyon Palmer en la primera frenada del circuito. Sin embargo, los comisarios le han impuesto una penalización de 10 segundos por esa maniobra. Según los jueces, Carlos ha apurado demasiado en la salida de la curva, sin dejar espacio para el Renault de su rival, una penalización bastante común en maniobras que suceden a la entrada de las curvas, pero inédita en la salida de las mismas.

El piloto de Toro Rosso no ha dejado que este contratiempo afectara a su concentración y se ha mantenido en la pelea por un lugar entre los diez primeros, pero finalmente sus neumáticos han desfallecido y no ha podido defenderse de la ofensiva del McLaren de Jenson Button, con gomas mucho más frescas. De este modo, Carlos ha cruzado undécimo la línea de meta, pero con la suma del tiempo de la sanción ha caído hasta el duodécimo puesto.

Éstas han sido las primeras declaraciones del piloto tras bajarse de su STR11:

"Nos ha vuelto a pasar de todo. Muy disgustado, porque había ritmo en el coche durante todo el fin de semana y he hecho una buenísima salida para ponerme octavo. Luego hemos perdido potencia y hemos sufrido un problema en el motor durante tres o cuatro vueltas detrás del Safety Car. Luego más o menos lo hemos solucionado, pero se nos ha enganchado una pieza de un Red Bull en la parte trasera del pontón y durante todo el primer stint la hemos llevado a cuestas, y nos ha quitado mucha carga aerodinámica. He tenido que parar demasiado pronto para quitar esa pieza, así que hemos perdido tiempo. A partir de ahí la carrera ya ha quedado comprometida. He estado con blandos desde la vuelta 12, intentando llegar hasta el final como hemos podido, pero ya sabíamos que la carrera estaba condicionada".
Sobre la sanción impuesta, Carlos mantiene sus reservas: "No he visto a Palmer, no sabía que iba a ponerse a la derecha cuando ahí no hay sitio para pasar. Nunca había visto una penalización de 10 segundos en Fórmula 1 por una maniobra así".
Ahora, Carlos ya pone su mirada en el próximo GP de España: "Allí empezaremos de cero después de cuatro carreras en las que nos ha pasado casi de todo. Ojalá empecemos un campeonato nuevo con carreras más limpias".

Los motores de la Fórmula 1 se han apagado hasta el próximo día 13 de mayo, cuando se disputarán los primeros entrenamientos del Gran Premio de España en el Circuit de Barcelona-Catalunya, la primera cita de la temporada europea.