Dic. 23, 2016

Carlos Sainz ya tiene hecho su asiento para el Toro Rosso de 2017

El madrileño lo muestra en un vídeo en su canal oficial de YouTube

Madrid, 23 de diciembre 2016.- Carlos Sainz estuvo esta semana en la fábrica de la Scuderia Toro Rosso, ubicada en la italiana localidad de Faenza, donde pasó un par de días repletos de compromisos preparatorios para la temporada 2017 de Fórmula 1. 

Carlos participó en la confección del asiento para el nuevo coche, cuyo proceso de creación y fabricación avanza con la vista puesta en los entrenamientos de pretemporada, que comenzarán en Barcelona el 27 de febrero.

El nuevo monoplaza aún no tiene fecha de presentación, pero el equipo puso a disposición de Carlos una reproducción de su habitáculo. En ella hicieron el 'seat-fitting' y se aseguraron de que el piloto se sintiera cómodo tanto en la posición de conducción como en el giro del volante.

Ésta ha sido la última visita de Carlos Sainz a la fábrica antes del descanso de Navidad; aún así mantendrá su prioridad será trabajar en su preparación física para estar listo para la exigencia que se espera de los coches del nuevo reglamento técnico.

Carlos ha enseñado su nuevo asiento a los aficionados y seguidores en un vídeo que ha compartido a través de su canal oficial en YouTube.

Lo describe así: "Estamos en Faenza, a media hora en coche de Bolonia, en Italia, y con muchas ganas de empezar la próxima temporada, aunque ahora viene Navidad y un poco de tiempo con la familia", ha señalado.

"Como podéis ver, ya estamos pensando en el año que viene. Ésta es mi silla de oficina para 2017. Es un asiento con la forma del cuerpo. Haré entre 15.000 y 20.000 kilómetros más o menos con el Fórmula 1, una distancia equivalente a ir de Madrid a Sidney. Por tanto, os podéis imaginar que uno ha de ir bastante cómodo".

"Tiene la forma perfecta de mi cuerpo. Está hecho de una espuma que se amolda a mi espalda, cadera, piernas… Vamos bien protegidos para no movernos con las fuerzas G. Luego le pondrán los cinturones encima y lo escanearán para pasarlo todo a fibra de carbono, para que pese 500 gramos en vez de los tres o cuatro kilos que pesa ahora. Se ahorran tres kilos en el proceso, que en Fórmula 1 es importantísimo".

"Ahora me voy de vacaciones tranquilo, con mi sillón hecho pero con ganas de volver y de seguir empujando", ha concluido.