Sept. 21, 2018

Carlos Sainz y Uriel cumplen un Pequeño Deseo

Madrid, 21 de septiembre 2018.- Llegar a la Fórmula 1 es un sueño para cualquier piloto. Carlos Sainz es uno de los pocos privilegiados que ha podido cumplirlo; de hecho, pronto afrontará su quinta temporada en la categoría reina y, quizá por eso, tiene una especial sensibilidad hacia todos aquellos que persiguen un sueño.

Carlos tuvo la oportunidad de conocer a Uriel, que llegó al paddock del GP de España gracias a la varita mágica de la Fundación Pequeño Deseo. A Uriel le encantan los coches y, en especial, la Fórmula 1. Se sabe la película de ‘Rayo McQueen’ de memoria y siempre había soñado recorrer los boxes con su silla de ruedas. El pasado mes de mayo, por fin, llegó junto a su familia al Circuit de Barcelona-Catalunya y pudo descubrir en persona la magia de los monoplazas más rápidos del mundo.
Cuando la Fundación Pequeño Deseo informó a Carlos de que Uriel había llegado, hizo espacio en su apretada agenda para acompañarle en una ruta por su box, regalarle una gorra firmada y hacerse muchas fotos juntos.

Para Carlos, fue un placer cumplir el pequeño deseo de Uriel: "El día a día de un piloto de Fórmula 1 es, en muchas ocasiones, estresante. Por eso, siempre procuro guardarme pequeños espacios de tiempo para vivir momentos como el que compartí con Uriel en el Circuit de Barcelona-Catalunya. Me impresionó muchísimo la pasión que siente por la Fórmula 1 y por su energía a pesar de todas las dificultades. Fundaciones como Pequeño Deseo son imprescindibles para ayudar a tantos niños que no tienen una vida fácil, y fue un placer poner un pequeño granito de arena en su labor".

 

SOBRE FUNDACIÓN PEQUEÑO DESEO

La Fundación Pequeño Deseo nació en el año 2000 como organización sin ánimo de lucro, con la misión de hacer realidad los deseos de niñas y niños con enfermedades crónicas o de mal pronóstico con el fin de apoyarles anímicamente y hacer más llevadera su enfermedad.

Preocupados por la humanización de los hospitales, apoyan actividades que hagan más llevadera la estancia en los mismos. Entre las actividades que realizan, destacan la decoración de aulas hospitalarias, talleres con niños, excursiones… y hasta visitas al paddock de la Fórmula 1.