Ago. 24, 2016

Carlos Sainz viaja a Spa-Francorchamps con las baterías al 100%

El GP de Bélgica es uno de sus preferidos de la temporada

Madrid, 24 de agosto 2016.- Hace 25 días que se apagaron temporalmente los motores de la Fórmula 1 para tomarse un respiro vacacional en la temporada más larga de la historia del deporte. De hecho, hasta ahora se han disputado 12 Grandes Premios y todavía quedan otros nueve antes de que termine la campaña, por lo que el Gran Circo tenía bien merecido el descanso.

Carlos Sainz ha pasado estos días de asueto en Mallorca, con su familia y sus amigos, una tradición que mantiene desde su más tierna infancia. Aun así, ha mantenido un estricto plan de entrenamiento físico e inevitablemente una parte de sus pensamientos ya estaban en el circuito de Spa-Francorchamps, donde volará esta misma tarde para preparar el Gran Premio de Bélgica, decimotercera cita del Mundial 2016. Hoy mismo ha entrenado en kart el circuito de Recas (Toledo, España) antes de tomar el avión.

El piloto de la Scuderia Rosso, undécimo clasificado en la general de pilotos, llega a uno de sus circuitos favoritos en una etapa dulce para él: en 2016 ha puntuado en 8 de las 12 carreras disputadas hasta el momento, –con dos abandonos ajenos a su pilotaje y dos carreras acabadas más allá de la décima plaza–, ha conseguido dos terceras partes de los puntos acumulados por su equipo este año y se ha consolidado como el segundo español con más puntos de la historia en F1, por detrás de su amigo y referente Fernando Alonso.

Poco antes de poner rumbo al aeropuerto, Carlos se ha mostrado entusiasmado con la cita de este fin de semana: "Estoy preparado, y con más ganas que nunca de que empiece la segunda mitad de la temporada. Spa-Francorchamps es uno de mis circuitos favoritos. De hecho, ¡diría que es el mejor circuito del mundo! Estoy deseando llegar esta tarde y correr allí, es un fin de semana único, siempre produce carreras súper divertidas y he conseguido muy buenos resultados en mi carrera en esa pista".

Efectivamente, el madrileño ya logró una victoria en Spa cuando fue piloto en la Fórmula Renault 2.0, mientras que en la GP3 logró una notable Pole con cuatro décimas de ventaja frente a su más inmediato competidor. Finalmente, a su paso por la World Series cosechó sendas Poles y victorias en las dos pruebas disputadas en la plaza belga.

El año pasado, ya en Fórmula 1, fue un Gran Premio difícil para Carlos: después de lograr una magnífica clasificación en la décima posición de la parrilla de salida, un problema de motor con pérdida de potencia en la vuelta de formación de parrilla le obligó a volver a boxes antes de empezar la carrera y perder dos vueltas hasta que el equipo pudo solucionarlo. Carlos completó dos tercios de la prueba, pero desde boxes estimaron más conveniente la retirada para conservar la mecánica, de modo que Carlos selló el fin de semana con un abandono.

Fue un golpe duro para él, ya que supuso el cuarto 'forfait' consecutivo debido a causas técnicas. Sin embargo, entonces no bajó los brazos y mucho menos ahora, cuando peleará por los puntos a pesar de que es una pista que privilegia la potencia de los motores: "Sabemos que los demás pueden evolucionar sus unidades de potencia y nosotros no, pero intentaremos sacar el máximo partido a nuestra aerodinámica en las muchas curvas medias y rápidas del circuito. Es una pista muy fluida, de la antigua escuela, con cinco o seis curvas de cuarta velocidad y varias que directamente se toman a fondo, como la mítica Eau Rouge o toda la zona de Blanchimont".

La meteorología del bosque de las Ardenas, con un microclima que puede variar las condiciones de la pista –incluso cambiarlas sólo en algunas zonas del circuito, que es el más largo del Mundial– en cuestión de minutos, es otro de los factores clave en Spa. También lo será la puesta a punto: "Normalmente, en esta pista se puede elegir entre ser más rápido en los sectores con muchas rectas, el primero y el tercero, a costa de perder tiempo en la zona central más virada, o pasar las curvas medias más rápido y sacrificar las rectas. Probablemente, nosotros tendremos que ir descargados para compensar nuestra falta de velocidad punta, y eso obliga a ser muy preciso en carrera para cuidar mejor el estado y la temperatura de los neumáticos en el segundo sector. Mañana daremos una vuelta con los ingenieros y trabajaremos sobre estas cuestiones, entre otras muchas".

Los entrenamientos libres para el Gran Premio de Bélgica empezarán el viernes a las 10:00 hora peninsular española, pero Carlos hablará antes con los medios de comunicación. Será mañana a las 16:00, cuando comparecerá primero ante las televisiones, luego con los medios escritos internacionales y, finalmente, con la prensa española.