Sept. 4, 2016

Carlos Sainz termina decimoquinto un GP de Italia duro: "He disfrutado poco"

El equipo analizará los datos recogidos para recuperar forma en Singapur

Monza, 4 de septiembre 2016.- Termina un fin de semana complicado para Carlos Sainz y, más ampliamente, para la Scuderia Toro Rosso. El piloto madrileño ha logrado mantener hasta la bandera a cuadros la decimoquinta posición que había ocupado en la parrilla de salida, pero no ha podido recuperar terreno con un STR11 inevitablemente lastrado en potencia frente a la mayoría de sus rivales. Por tanto, Carlos ha vuelto a exprimir al máximo su mecánica, aunque no ha habido puntos para recompensar su trabajo.

La temperatura ha sido algo más alta de lo esperado hoy, con 29ºC en el ambiente y 35ºC sobre el asfalto del Templo de la Velocidad en el momento de la salida, en la que Carlos ha ganado una posición, hasta la decimocuarta, perseguido por su compañero Daniil Kvyat. Ha partido con neumáticos blandos, y los ha estirado mucho, ya que los ingenieros contemplaban la opción estratégica de sólo un cambio de gomas para Carlos. Sin embargo, finalmente se han decantado por dos detenciones y, por eso, el madrileño ha cambiado blandos por superblandos en la vuelta 23. El ritmo de Carlos era razonablemente bueno, y ha girado durante varias vueltas pegado a su compatriota Fernando Alonso, y a un ritmo muy similar a los dos Haas. Tras 19 vueltas, ha llegado la segunda parada para Carlos y ha vuelto a elegir un juego de superblandos nuevos para llegar hasta el final de la carrera. En esta última fase se ha desembarazado del Sauber de Marcus Ericsson, para ver la bandera a cuadros en la decimoquinta posición final, a una vuelta del ganador Nico Rosberg.

Al bajarse del STR11, Carlos ha mostrado sensaciones agridulces. Por un lado le satisface haber exprimido la mecánica al máximo sin cometer errores aunque, por otro, los puntos han quedado lejos esta vez: "He disfrutado poco. Una carrera muy dura, como esperábamos, pero al final hemos hecho todo lo que hemos podido. Primero hemos intentado ir a una parada, luego la hemos evitado porque me iba a quedar sin neumático. Al final no hemos hecho una parada ni tampoco una estrategia normal de dos, sino una especie de híbrido. No está del todo bien, pero aun así el ritmo no era malo. Estábamos un poco por detrás de Haas y McLaren, como esperábamos, pero les hemos tenido siempre a la vista. Un fin de semana muy complicado, pero hay que pensar a Singapur y tratar de volver a nuestro ritmo habitual".

Toro Rosso ha trabajado intensamente para interpretar los datos recogidos en las pruebas de los entrenamientos libres, pero aún necesitan más tiempo para sacar conclusiones: "Hemos aprendido alguna lección, pero no todas. Necesitamos estas dos semanas para analizar todo y ojalá ponerlo en pista para volver a estar donde queremos. Prefiero que tengamos ahora un par de fines de semana para analizar lo que hicimos el viernes, pero después de tres Grandes Premios muy complicados, ya va siendo hora de luchar por el Top 10 de nuevo".

Con la carrera de hoy, la Fórmula 1 da por terminada la temporada europea y empieza su gira por países asiáticos y americanos. La próxima cita será, de hecho, el Gran Premio de Singapur en el espectacular trazado de Marina Bay, los días 16, 17 y 18 de septiembre. Lo seguiremos desde www.carlosainz.es y desde la cuenta de Twitter @carlosainzinfo.