Ago. 26, 2016

Carlos Sainz sufre en la primera jornada de entrenamientos en Spa-Francorchamps

Trabajará con los ingenieros para optimizar el set-up, aunque las características de la pista juegan en su contra

Francorchamps, 26 de agosto 2016.- El primer día de entrenamientos para el Gran Premio de Bélgica no ha sido fácil para Carlos Sainz. El piloto español de la Scuderia Toro Rosso ha buscado los límites de su montura, pero el STR11 no ha demostrado un ritmo brillante en las largas rectas del trazado de las Ardenas, e incluso ha sufrido en los tramos virados. Su objetivo pasa ahora por mejorar los últimos detalles de su puesta a punto y con ello escalar posiciones en la jornada de mañana, en la que se decidirá la parrilla de salida para el domingo.

La temperatura del asfalto ha sido mucho mayor que esta mañana, con 40ºC sobre la pista y un ambiente que ha alcanzado los 31ºC en un cielo más soleado de lo previsto. Carlos ha iniciado la sesión con un juego de neumáticos blandos, con los que ha realizado una tanda de cinco vueltas. Luego ha equipado un set de Pirelli superblandos, y con ellos ha marcado el crono de 1'50"194 que le ha concedido la decimoctava posición en la tabla. Ha completado nueve vueltas repartidas en tres tandas, y finalmente ha equipado otro juego de blandos –marcados de amarillo– para realizar una tanda larga de 11 vueltas. En total, 25 vueltas en las que no ha conseguido sentirse cómodo con un STR11 que acusa especialmente la veteranía de su motor en los sectores con rectas largas, el primero y el tercero.

Éstas son las impresiones de Carlos al bajarse de su coche, un coche que esta mañana ha sido especial por momentos, ya que el español ha sido uno de los cuatro pilotos elegidos para probar el sistema de protección 'halo' en un circuito tan exigente como Spa. A él dedica sus primeras palabras:

"He tenido sensaciones algo extrañas, pero es normal en las primeras curvas. En Eau Rouge no te interrumpe la visibilidad y, al final de la vuelta, ya te olvidas de que llevas un 'halo', para resumirlo en pocas palabras. Quizá donde más habría que trabajar ahora es en el sistema de entrar y salir del coche, porque es bastante más complicado que sin esta pieza, pero ahí está la FIA para seguir con sus análisis y mejoras, para seguir progresando. Para salir del coche con el halo sería ideal si se utilizase algún sistema de desmontaje de la estructura y, si no, probar otro tipo de protección que no impidiese entrar tanto entrar o salir del coche, como era el Aeroscreen mismo".

Carlos ha incidido en la facilidad que ha tenido para mantener una visión perfecta: "La única curiosidad que yo tenía, que era la visibilidad, no es un problema en ninguna zona del circuito. Si no tienes problemas de visibilidad en Eau Rouge, realmente este panel central no te impide ver por dónde va ninguna curva, así que en cuanto a visibilidad, tenemos prácticamente la misma que sin el halo".

En cuanto al rendimiento de su Toro Rosso hoy, Carlos no es del todo optimista: “Quizá estamos un pelín peor de lo que esperábamos, porque no es sólo lo que perdemos en el primer y el tercer sector, también perdemos mucho en el segundo parcial. Parece que aquí nos cuesta mucho, será complicado, pero lo bueno es que aún es viernes y que todavía se le puede dar la vuelta. No sé si tanto como en Hungría, donde nos metimos en la Q3, o como nos ocurrió también en Silverstone, pero quizá sí como para evitar que los Manor y los Sauber estén delante, que es lo que parece ahora mismo. Haas está un paso por delante. Hoy no me he sentido cómodo, y no llevamos nada muy distinto a lo habitual, pero la verdad es que este circuito no nos favorece”.

La forma de progresar pasa inevitablemente por el trabajo junto a los ingenieros: “Todavía queda margen en la puesta a punto para mejorar, sobre todo en el segundo sector. En el primero y el tercero no tenemos para más, no podemos quitar más carga aerodinámica porque si ahora ya perdemos en el segundo sector, no queremos empeorar más. Será una cuestión de set-up, intentar ir un poco más cómodo, que ese pequeño cambio en los reglajes nos dé más confianza y seguro que nuestros esfuerzos se van a centrar en el segundo sector”.

El disfrute como piloto permanece ahí, en tanto que siempre se busca el límite: “Yo la vuelta que hago jugándomela con superblandos la disfruto igual, lo que no disfruto tanto es cuando en la vuelta de regreso a boxes veo mi tiempo y dónde estoy. Eso cuesta más, pero la vuelta ésa que tiras a tope y sientes un F1 en este circuito sí que la disfrutas. Con las presiones altas que llevamos aquí es algo más difícil, porque nos genera problemas a todos, pero aun así se disfruta”.

Mañana continuará la acción en pista en Spa-Francorchamps con la tercera y última sesión de entrenamientos libres para el GP de Bélgica. Será a las 11:00, hora española peninsular, y tres horas después empezará la definitoria clasificación. Lo seguiremos desde www.carlosainz.es y desde la cuenta de Twitter @carlosainzinfo.