Feb. 9, 2016

Carlos Sainz, mecánico por un día en Faenza

El piloto de la Scuderia Toro Rosso se pone en la piel de su pit-crew

Toda ocasión es buena para cultivar el espíritu de equipo, sobre todo a las puertas de una nueva temporada. Con ese propósito en mente, Carlos Sainz participó este lunes en una sesión de team building en la fábrica de la Scuderia Toro Rosso, donde se puso en la piel de sus mecánicos por un día para acompañarles durante los ensayos de las paradas en boxes.

Carlos llegó a Faenza procedente de Londres para reunirse con sus ingenieros y conocer en detalle el nuevo STR11, así como también los aspectos técnicos de su motor Ferrari. En medio de estos preparativos, su compañero Max Verstappen y él encontraron un momento para acercarse hasta la zona de trabajo con la denominada ‘pit-crew' y echar una mano a los hombres que les acompañarán a lo largo del calendario.

Sainz se encargó de la rueda delantera derecha. Para ser precisos, su función era la del mecánico que aguarda la llegada del monoplaza para agarrar el neumático y retirarlo del monoplaza tan pronto se le ha quitado la tuerca. Por eso mismo usó guantes reflectantes, porque en los circuitos estos sirven de referencia visual a los pilotos para identificar el punto de detención en su aproximación al Pit-Lane.

Los pit-stop son un momento crucial de toda carrera, de ahí que las escuderías los entrenen hasta la extenuación. Al estar prohibidos los repostajes, la maniobra del cambio de ruedas es la que determina el tiempo que pasa un monoplaza en el interior del pit-Lane. Cuanto más se simule este escenario, más se puede perfeccionar y agilizar, lo que en última instancia beneficia al mismo equipo.