Abr. 13, 2016

Carlos Sainz llega a China con los puntos como objetivo

El trazado de Shanghái, positivo para el STR11

Shanghái, 13 de abril 2016.- Carlos Sainz cuenta los días para el Gran Premio de China. Hoy mismo ha llegado a Shanghái, sede el próximo día 15 de la tercera carrera de la temporada 2016 de la Fórmula 1. Será una perfecta ocasión para resarcirse de la decepción vivida en Baréin, donde sus opciones de entrar en la zona de puntos se desvanecieron tras recibir un golpe de un rival que le pinchó una rueda en la segunda vuelta.

La Scuderia Toro Rosso ha demostrado buena forma en los primeros compases del campeonato, y con esta buena sensación Carlos regresa a Shanghái. En 2015, el suyo fue el único STR10 que terminó la carrera, pero tuvo que conformarse con la decimotercera posición en carrera, lastrado por el déficit de velocidad punta de su propulsor. El piloto madrileño guarda el precedente en la memoria, pero tratará de mejorar su marca con un STR11 que pierde menos tiempo en recta y es hábil en curva rápida.

La estrategia volverá a ser importante en China, con tres compuestos elegidos por Pirelli: el medio, el blando y el superblando. Carlos dispondrá de dos juegos de goma media, seis de blando y cinco de superblando. Como ya ocurrió en Baréin, habrá pequeñas diferencias entre los coches de Toro Rosso, ya que el coche de Max Verstappen contará con sólo un juego del compuesto más duro, pero siete de blandos y los mismo cinco de superblandos que tendrá Carlos.

 

Regreso al futuro

La cita de este fin de semana viene acompañada por un cambio en el formato de la sesión de clasificación, que regresa a su estructura de 2015 después de que el Consejo Mundial de los Deportes de Motor haya ratificado el acuerdo alcanzado entre la FIA, la FOM y los equipos de la Fórmula 1. Así, el sistema de eliminación progresiva queda descartado tras el mejorable espectáculo ofrecido en los dos primeros Grandes Premios. En cualquier caso, el Reglamento de 2017 podría contemplar una nueva revisión de la cronometrada.

Éstas son las sensaciones de Carlos antes de llegar al Gran Premio de China:

"Después de pasar el viernes en el simulador (allí fue todo bastante bien) y donde como siempre pudimos trabajar algo en la puesta a punto, afrontamos China con muchas ganas. Sobre todo nos vamos a encontrar con un circuito donde la degradación, más que de la parte trasera, vendrá por la rueda delantera izquierda, debido a las dos curvas tan largas y tan peculiares en Shanghái, la 1 y la 13. Como ha sucedido siempre en lo que va de año, las alternativas de estrategia con la nueva reglamentación serán la gran novedad y por donde más sorpresas pueden llegar".

"Teóricamente, este circuito nos debe ir un poco mejor que el de Baréin, ya que en las curvas rápidas es donde mejor se comporta el STR11. Por otro lado, el tiempo también ha sido protagonista en otras ediciones del GP de China en el pasado, ¡así que habrá que estar atentos!".