May. 12, 2016

Carlos Sainz, impaciente por subirse al Toro Rosso en el GP de España

El objetivo es lograr puntos y repetir el éxito de 2015

Barcelona, 12 de mayo 2016.- Carlos Sainz ya ha llegado al Circuit de Barcelona-Catalunya, el escenario del Gran Premio de España. Allí se disputará este domingo una de las carreras con más emociones para Carlos de toda la temporada de Fórmula 1.

El Gran Circo empieza su temporada europea y ya es tradición que lo haga en Barcelona. Para Carlos es una cita muy especial, ya que corre frente a su público y en una pista donde el año pasado cuajó su mejor resultado en una parrilla de salida de Fórmula 1, un impecable quinto puesto con su Toro Rosso, por delante de coches de Ferrari, Williams y Red Bull.

Para Toro Rosso, la mayor novedad del fin de semana está al otro lado del box, ya que junto a Carlos contarán con el ruso Daniil Kvyat, que vuelve así al equipo donde empezó su trayectoria en F1 en 2014. Esta situación se mantendrá durante toda la temporada, y lo cierto es que ambos se conocen perfectamente, ya que fueron compañeros de equipo en muchos de los escalones que les han llevado a la Fórmula 1: Fórmula BMW, Fórmula Renault, GP3... así que ésta será la cuarta ocasión juntos.

Carlos estrenará la segunda unidad de la mayoría de componentes de su motor Ferrari –disponen de cinco para toda la temporada–, un cambio pautado por el equipo y que no conlleva mayores consecuencias ni sanciones para el piloto.

En cuanto a los neumáticos, Pirelli ha elegido traer a España los duros –2 juegos para Carlos–, los medios –5 juegos para él en todo el fin de semana– y los blandos, marcados de amarillo –6 juegos–.

Éstas son las primeras declaraciones de Carlos en Barcelona, que ayer participó en un evento de Estrella de Galicia con los medios de comunicación antes de empezar su trabajo en el circuito con los ingenieros: "El año pasado salió a pedir de boca y ojalá este año sea muy parecido. A ver qué nos permite hacer nuestro coche y las evoluciones del resto".

"¡Estoy impaciente porque empiece mi GP de casa! Lo que más me gusta de este circuito es la afición impresionante que tenemos aquí, que siempre empuja a los pilotos españoles. Es una sensación increíble. Mi recuerdo favorito del año pasado es pasar por la recta de meta después de mi vuelta de clasificación y ver a tanta gente contenta que celebraba la quinta posición conmigo. Tengo que decir que estuve sonriendo durante toda la vuelta de entrada a boxes, ¡es un momento que nunca olvidaré!".

Carlos cree que el GP de España es el momento ideal para dejar atrás los avatares que le han impedido convertir su velocidad en más puntos hasta ahora: "Hemos encontrado circunstancias en el camino que nos han pasado factura en las cuatro primeras carreras. Hemos ido muy rápidos en Australia y Baréin, también en China… buenas salidas, buenas paradas en boxes –que el año pasado eran un poco nuestra desventaja–, pero ha habido ciertas dificultades. No lo considero mala suerte. Cuando se te mete un trozo de alerón en el pontón y pierdes tres segundos por vuelta parece mala suerte, pero no lo llamo así porque al final son simplemente circunstancias de las carreras. Hay que recordar que quedan 17 carreras –un mundial entero de hace unos años–, así que podemos empezar un poco de cero aquí en Barcelona e ir a por todas".

"Aquí rodamos mucho en las pruebas de invierno, y lo cierto es que el coche no ha cambiado tanto desde el test a hoy. Se llevaron algunas piezas a Australia, y aquí no vamos a traer nada nuevo, simplemente cambiamos el motor por kilometraje y nos vamos al segundo motor de cinco posibles. Otros equipos, nuestros rivales en el campeonato, traerán muchas mejoras y habrá que mirarlos por el rabillo del ojo, porque puede ser que se acerquen un poco más o que estén un poco por delante. En cualquier caso, ojalá podamos hacer buenos resultados aquí y en Mónaco, tengo la sensación de que pueden ser dos buenos circuitos", ha finalizado Carlos.