Sept. 29, 2016

Carlos Sainz habla en Malasia sobre su futuro: "Me gustaría estar lo antes posible en un equipo ganador"

Considera complicado hacer pronósticos para este fin de semana

Sepang, 29 de septiembre 2016.- Carlos Sainz ya está listo para afrontar el GP de Malasia. Prácticamente adaptado al horario del país sudasiático, adonde llegó hace ya dos días, ya ha reconocido la exigente pista de Sepang junto a sus ingenieros, con especial atención al nuevo asfalto, que cambia ligeramente los peraltes y las trazadas de algunas curvas de este circuito, que alcanza su mayoría de edad en la Fórmula 1, con la decimoctava edición de su Gran Premio puntuable para el Mundial.

Carlos ha llegado a Malasia con la firme intención de volver a la zona de puntos después de un desafortunado GP de Singapur, donde no pudo transformar en puntos una brillante sexta posición en parrilla. El circuito lo conoce, obviamente por disputar el GP del año pasado –terminó octavo en su segunda participación en el Mundial–, y también por ganar allí dos carreras en la Fórmula BMW Pacific de 2010, en sus inicios con monoplazas.

De vuelta a 2016, Pirelli ha elegido una configuración de compuestos de neumáticos conservadora, con blando, medio y duro, aunque con presiones más bajas de lo habitual, de 21,5 psi en el eje delantero y 18,5 para el trasero. La Scuderia Toro Rosso ha elegido la misma configuración de juegos para sus dos pilotos: 3 sets de duros, 2 de medios y 8 blandos. Este último compuesto, lógicamente, será el utilizado en la clasificación del sábado.

Hoy, Carlos ya ha hablado con los medios de comunicación en su habitual rueda de prensa, donde ha expresado sus primeras sensaciones sobre el GP de Malasia y también sobre su futuro en la Fórmula 1: 

"No tenemos aún el barómetro de dónde vamos a estar este fin de semana. Es increíble lo que puede variar nuestra posición en parrilla según el circuito. En una carrera como Spa-Francorchamps o Monza no pasamos a la Q2 y estábamos a tres segundos de la cabeza. En la siguiente carrera, sin embargo, fuimos sextos en la crono y pasamos a la Q3 utilizando un solo juego de neumáticos. Varía tanto que prefiero esperar al viernes, ver cómo vamos y entonces vaticinar por qué puestos lucharemos. Malasia no es Singapur, pero tampoco es Spa. Estoy listo para que sea muy complicado entrar en la Q3, porque no es Singapur, pero tampoco espero ser decimoquinto. Si fuera así, me preocuparía. Lo normal sería estar entre los 12 ó 13 primeros, y con eso se puede pelear por entrar en la Q3", ha explicado.

Durante el track-walk con sus ingenieros, Carlos ha podido inspeccionar de primera mano los cambios en nueve curvas del trazado. Le ha llamado especialmente la atención la última: "Le han cambiado el peralte, tiene más contraperalte, y eso se traduce en menos agarre. La trazada cambia un poco también, pero nada que después de tres vueltas en los Libres no sepas. Al final, donde mejor se nota todo es en el coche. Pruebas tres o cuatro vueltas en los Libres y ya sabes cómo enfocarlas. Con suerte nos planteará algunas incógnitas y retos. Nunca sabes qué esperar de un asfalto nuevo. Si llueve quizá se estanca el agua, pero tanto yo como Toro Rosso recibiríamos bien la lluvia. Hemos estado ahí para aprovecharlo cada vez que ha llovido, como en Silverstone o Mónaco. No me importaría, aunque fuera un tiempo de locura. Es algo que llevo dentro de mí, me gusta la lluvia. Desde que empecé en la Fórmula BMW, he tenido buen rendimiento con lluvia aunque no tuviera experiencia. En esos casos hay más improvisación, has de encontrar la trazada. No usas los datos del simulador, usas la velocidad y la línea que tú crees mejor. Para mí, es divertido".

Sobre las dudas del equipo en las últimas carreras en cuanto a la configuración del coche, las pruebas realizadas en los últimos Grandes Premios han dado ya resultados: "Hay algunas conclusiones; el equipo lo ha analizado y ha llegado a conclusiones, pero todavía está por decidir qué haremos este fin de semana. Dependemos mucho de las características de la pista".

Cuando los periodistas presentes en Malasia le han preguntado por su futuro, Carlos ha expresado su voluntad de crecimiento: "Creo que me he desarrollado mucho como piloto y que el nivel que he alcanzado ahora es el ideal para dar el siguiente salto en la F1. En 2017 lo veo muy complicado, pero en 2018 me gustaría estar luchando contra los pilotos que ganan carreras, me gustaría dar ese paso. No es ningún secreto que para mí lo ideal sería que ocurriera el año que viene, pero no hay ninguna opción, no va a pasar. Eso sí, tanto Red Bull como yo sabemos que ese momento está cada vez más cerca. Creo que este año me ha servido, a mí y al equipo para demostrar que estoy listo, que estoy aquí para cuando me quieran en Red Bull, para dar ese salto, y que quiero estar en un equipo ganador luchando por Mundiales, si no es en 2017 sí en 2018".

Respecto a los contactos con otros equipos que han demostrado interés por Carlos, ha lanzado un mensaje de agradecimiento: "Para mí tiene que ser un honor ver que un fabricante está preocupado por mí y que quiere conocer mi situación contractual. Red Bull guía tu carrera, pagaron cinco años de mi trayectoria junior, y eso son millones. Entiendo perfectamente que no me quieran dejar ir después de invertir tanto dinero, cuando precisamente estoy en el mejor momento de mi carrera. Para mí es un honor tener el interés de un fabricante, es un honor que quieran que desarrolle el coche, que cree una buena base para el futuro. En cualquier caso, mi objetivo principal es luchar por el Campeonato del Mundo, si no en 2017, en 2018. Espero que sea con Red Bull, es mi primer objetivo. Sé que es difícil, pero debo encontrar la vía más corta".

Para 2017, Carlos ha explicado que Toro Rosso será más fuerte que en la actualidad porque usará una unidad de potencia de última generación y se beneficiará de las mejoras de Renault: "La clave del año que viene es que tendremos el mismo desarrollo de motor Renault que Red Bull, así que en ese aspecto no estaremos perjudicados. Sí en el chasis. El problema es que este año lo hemos estado en ambas áreas: en el chasis porque no tenemos tanto presupuesto y en el motor porque hemos estado sin evoluciones todo el año. A medida que avanza el año, Toro Rosso siempre estará más limitada que Ferrari, Mercedes y los equipos con más presupuesto. La Fórmula 1 es una guerra de desarrollo".

La limitación presupuestaria no merma la confianza de Carlos en su equipo: "Confío plenamente en Toro Rosso, sé que harán un buen chasis para el año que viene. Si aún quedaba alguna duda, Singapur demostró que Toro Rosso tiene probablemente el tercer o cuarto mejor chasis de la parrilla. Nos faltaba mucha velocidad punta, pero aun así nos clasificamos sextos a tan sólo un segundo de los Red Bull. Eso demuestra que el coche es bueno en curva", ha terminado.