Ene. 5, 2016

Carlos Sainz despidió 2015 entre suricatos en Televisión Española

Fue el minuto de oro en audiencia del último Telediario del año 2015

Tras un año intenso que ha supuesto un punto de inflexión en su carrera, Carlos Sainz pasó el último día de 2015 de una forma peculiar: rodeado de suricatos.

La periodista María Escario quiso que Carlos volviera por un momento a su infancia y, en un reportaje para Televisión Española en el espacio del Telediario 'Enfoque', recordó con nostalgia a Timón, el suricato del Rey León y los valores que comparte con el gracioso personaje.

"Atento, rápido, familiar... a mí también me gusta serlo. Todo el mundo tiene que tener su puntito de Peter Pan, ¡y a quién no le gustan Timón y Pumba del Rey León! Esto es la guinda del pastel. Si ha sido un año bueno, acabarlo viendo suricatos es lo mejor", dijo Carlos en 'Enfoque', un espacio que logra una mirada más pausada a la información deportiva, en busca del lado más social del deporte. Este momento fue el más visto del Telediario con más de 2,3 millones de espectadores y un 21% de share, cuatro puntos más que la media del Telediario.

De cara a 2016, Carlos espera "que todo el mundo que lo esté pasando mal salga adelante y consiga sus sueños", mientras que en la pista buscará "tener el mejor año de mi carrera deportiva" frente al calendario más largo de la historia de la Fórmula 1, con 21 Grandes Premios. Y por ello brindó con la popular periodista deportiva. "Es un año clave, primero para mi carrera deportiva, y para hacer, de principio a fin, una temporada buena", avisó Carlos.

El español culminó en 2015 el primero de sus grandes objetivos dentro del automovilismo: llegar a la Fórmula 1. Y es justo como la esperaba: "El sueño se ha cumplido al 100%. La Fórmula 1 es tal y como me la esperaba. Estoy viviendo un sueño y eso no lo cambio por nada", insistió.

Pero María Escario logró que Carlos echara la vista atrás para recordar lo claro que tenía con 7 años que quería dedicarse al automovilismo. Sus primeros pasos, con el único objetivo de divertirse, los dio en el circuito de karts de su padre y, poco tiempo después, afloraron las ganas de competir y de ganar.

De vuelta a ese primer escenario, Carlos no puede evitar la nostalgia: "Siempre que entro por esta puerta me vienen muchos recuerdos a la cabeza de mis primeras carreras, mis primeros pasitos en un kart, cómo me lo pasaba de bien, cómo disfrutaba... y cada vez que volvía a casa, cómo iba a mi padre y le decía: ‘oye, me lo he pasado muy bien... a ver si empiezo un poquito más en serio'".

La capacidad de trabajo y sacrificio de su padre fueron los que Carlos tomó como propios para consolidarse en la elite del deporte: "Él siempre ha estado ahí detrás de mí para recordarme que trabaje, que me sacrifique y tenga la actitud correcta para llegar algún día a ser el mejor". También tuvo palabras para Reyes, su madre, que le ha apoyado en toda su carrera: "Todo el mundo habla de mi padre pero creo que la heroína de verdad es mi madre. Apoyar a un hijo que a los dos añitos ya veía que le empezaban a gustar los coches, que hacía sus primeros trompos y que luego se empezaba a dedicar profesionalmente a ello... es sin ninguna duda la heroína de la casa", concluyó.